jueves, 31 de marzo de 2022

Así se pierde la guerra del tiempo – Amal El-Mohtar & Max Gladstone

 

There’s a kind of time travel in letters, isn’t there?

De todo lo que se pierde sin remedio con los cambios de domicilio, para mí la pérdida más irreparable fue la de las cartas de mis diversas correspondencias de juventud. No existe nada con mayor capacidad para atrapar los sentimientos en el tiempo que unas palabras escritas a mano sobre un papel. Mucho más que todas las imágenes que necesitarán de pies de foto y títulos de crédito para que el paso de los años no las vacíe de contenido, las palabras permiten como el ámbar conservar intacto el momento en el que fueron escritas, hay algo de indestructible hasta en la nota más banal conservada entre las páginas de un libro. Y esa fuerza epistolar es la que se va a explorar en esta curiosa novela que no hace concesiones ni le pone las cosas fáciles al lector a la hora de entrar en su propuesta narrativa.

Roja es tecnología y Azul es biología. Azul es agente de Jardín, Roja de la Agencia. Para sus respectivas facciones, suben y bajan a lo largo de los hilos del tiempo interviniendo en la historia de manera sutil o contundente y deshaciendo las intervenciones del otro bando. Hasta que, tras una victoria, Roja recibe un provocativo mensaje de Azul con el que se iniciará un intercambio epistolar que acabará teniendo repercusiones tanto en las dos protagonistas como en la propia guerra infinita en la que están envueltas.

Todo esto es lo que se infiere, más que se cuenta, en las escasas 200 páginas de esta obra escrita a dos manos y que se compone básicamente de la correspondencia ente Roja y Azul y de las circunstancias en las que estos mensajes son recibidos y leídos. Quien necesite mayores explicaciones acerca de la trama va a encontrar esta obra realmente frustrante, porque nada se va a saber del qué, el cómo o el por qué de estas dos facciones ni de la guerra en la que están envueltas. Pero a cambio tenemos unas páginas evocadoras y emotivas donde presenciamos el progresivo acercamiento emocional de dos seres radicalmente distintos que, sin necesidad de coincidir en el plano físico, acaban descubriendo que no pueden vivir la una sin la otra.

El poder del lenguaje en el tiempo: este es el tema central de la obra. Cómo lo único que puede salvarnos es la comunicación más auténtica y visceral, la que nace del hambre insaciable de conocimiento y conexión más allá de cualquier diferencia y que se vale de cualquier medio para llegar a su destino: las entrañas de un animal, las semillas de una planta, el sonido que hacen unos huesos al romperse o, por qué no, las páginas de un libro que solamente van a revelar todo su potencial demoledor una vez completada y reposada la lectura.

Keep reading. Keep writing. Keep fighting.

We’re all still here.

No hay comentarios: