viernes, 12 de marzo de 2021

Utopía Avenue – David Mitchell

 

Si cada libro de David Mitchell es capaz de robarnos el corazón y volarnos la cabeza, con Utopía Avenue el autor consigue además partirnos también el alma con la historia sencilla, profunda e intensa de la banda ficticia de este nombre en el Londres de la segunda mitad de los años 60. La novela es un viaje en forma de libro a través de los álbumes de esta banda, canción a canción, donde el relato detrás de cada uno de los números irá articulando una historia con mucho más que los inevitables sexo, droga y rock ‘n roll. La música es el tema central absoluto de la obra, la escena musical aparece como el mal necesario para llevar las canciones hasta el público y asistiremos a todos los fracasos que va a tener que sufrir cualquiera que pretenda llegar al éxito. Pero el verdadero pulso de la narración está en las canciones, en las circunstancias vitales que llevaron a cada uno de los músicos a componerlas, en las vicisitudes de su grabación y en su acogida por parte del público durante los conciertos.

Cuando se va acercando el final, el lector se da cuenta de que Utopía Avenue se ha convertido en uno de sus grupos favoritos para el resto de la vida pero que después de acabar el libro tendrá que decirles adiós para siempre, porque su música no existe fuera de esta novela aunque en la cabeza del lector sea tan real como todos aquellos discos que han ido marcando su vida. Este es un libro en apariencia inofensivo que puede hacer estragos con el alma musical de quien lo lea. Pero es también una lectura de la que no debería privarse nadie que haya experimentado la emoción de sacar por primera vez un disco de su funda sabiendo que el mundo va a dejar de existir durante los siguientes 45 minutos. Quien dijo que escribir sobre música es como bailar sobre arquitectura debería echarle un vistazo a esta novela y revisar después su opinión.

Jasper played ‘Asturias’ by Isaac Albéniz. Formaggio’s guitar wasn’t the best, but the half-dozen fell under the moon-swaying, sun-cracking and blood-thumping spell, and when Jasper finished, nobody moved. ‘In fifty years’, said Jasper, ‘or five hundred, or five thousand, music will still do to people what it does to us now’. (pg. 51)


No hay comentarios: