viernes, 22 de enero de 2021

Guerra Mundial Z – Max Brooks

 

Esta novela es un estudio profundo y extenso de la naturaleza humana en todos sus aspectos, un listado exhaustivo de lo mejor y lo peor que pueden dar de sí las personas y sus gobernantes en caso de crisis extrema. El desastre podría haber sido sanitario, ecológico o alienígena, pero en homenaje al cineasta George A. Romero el autor se decantó por un virus que resucita a los muertos y los convierte en seres indestructibles ávidos de carne humana. Y este planteamiento tan demencial se desarrolla con gran rigor metodológico, como un informe redactado tras la guerra en el que el autor va a todos los rincones del planeta a entrevistar a los supervivientes. Este mirar atrás sobre unos hechos ya pasados permite al lector soportar los terribles hechos que se van a ir narrando, porque la cadena de errores, ineficacia, incredulidad, egoísmos y fatalidad que hará que un brote aislado se globalice, acabando con la civilización tal como la conocemos y con gran parte de la población mundial, es demasiado realista y cercana para poder ser contemplada como simple ficción.

Y este realismo se ve reforzado por el verdaderamente increíble plantel de personajes del mundo entero que van a narrar sus experiencias en primera persona, cada uno de ellos con su propia voz y sus propias circunstancias personales, sociales, nacionales e ideológicas. Esto va a ocurrir decenas y decenas de veces y en cada ocasión el personaje se va a perfilar como alguien cuya historia habría dado para una novela completa, en un derroche de recursos y talento caracterizador que se siente casi como un despilfarro. La trama está completamente globalizada, los aciertos y fracasos de la historia están equitativamente repartidos entre las nacionalidades aunque cada nación va a fracasar o triunfar de acuerdo a su idiosincrasia política y cultural. Son historias de índole personal donde el heroísmo va a radicar en la capacidad de mantener el sentido común frente a la locura reinante y en saber estar a la altura de las circunstancias a nivel humano. El libro no es la historia de las batallas sino de los hombres y mujeres que las libraron, ganándolas y perdiéndolas por igual.

La unión de una inteligencia narrativa fuera de serie a la hora de concebir el proyecto con un gran talento literario que se pone al servicio de la trama y del lector hace de este libro uno de esos raros títulos que se pueden recomendar absolutamente a todo el mundo, con la mano en el corazón y sin ningún tipo de reserva. Porque es un libro que estremece, emociona, preocupa y hace pensar, escrito además desde la motivación más poderosa que existe: tener algo que contar y saber cómo contarlo.


No hay comentarios: