miércoles, 9 de diciembre de 2020

Otra vuelta de tuerca – Henry James

 

Hacía tiempo que un libro no me irritaba tanto. De hecho, creo que el final de un libro nunca me había sacado tanto de quicio como el de este. Tras acabar la lectura con la impresión de no haber entendido absolutamente nada, me he lanzado a Internet en busca de explicaciones. Y la tónica general es que lo más seguro es que quién sabe qué es lo que quería decir Henry James, porque nuestras interpretaciones igual pueden ser el producto de nuestras mentes enfermizas. Aunque a lo mejor eso era justamente lo que nos quería decir. O no.

Me gustan muchísimo las historias ambiguas y los finales abiertos. Adoro las narraciones con narradores subjetivos y poco fiables. Y estoy convencida de que Charlie Kaufman con esta historia habría hecho un guión para chuparse los dedos. Pero para que salte la chispa entre la lectura y su lector, ambos tienen que poner algo de su parte. Y después de que todos mis intentos de conectar con la narración hayan sido repelidos por un muro de materia inerte e impenetrable desde la primera hasta la última página, el haberlo leído en Kindle es lo único que me ha salvado de estampar este libro contra la pared.


2 comentarios:

Unknown dijo...

Buenísimo. Gracias por la crítica.

Paloma González dijo...

Hace poco leía en `Bazar´ de Emilio Gavilanes un pensamiento sobre Henry James. Venía a decir que cuando lees sus blocs de notas, admiras su genio y que cuando vas a las novelas que han nacido de esas notas, sentías que era un fraude, que la idea era infinitamente mejor y acababas concluyendo su impericia para darle forma. Yo te agradezco mucho esta crítica, porque lo tengo en la pila de libros por leer y creo que voy a hacer un par de catas y punto.