sábado, 7 de noviembre de 2020

Rey Blanco – Juan Gómez-Jurado

 

La nueva novela de Juan Gómez-Jurado hace realidad todos los tópicos. Es su mejor libro hasta la fecha, el más maduro e incluso el más personal, porque es el que más se aparta de fórmulas, géneros y guiños al público lector. Combina sus dosis de thriller con otras de novela clásica de aventuras e incluso de historia de superhéroes. Todo esto sazonado con el toque gomezjuradiano marca de la casa, que consiste en irse por la tangente en los momentos más inesperados de manera que el desarrollo de la trama va a seguir una lógica interna absolutamente impredecible. Y esto lo consigue sin tender trampas engañosas ni escamotear información al lector, porque si algo caracteriza al estilo narrativo del autor es su profunda honestidad hacia quien se adentra en sus páginas.

Esta novela recupera el ambiente duro e irrespirable de Cicatriz y es muy poco condescendiente con el lector. Hay menos música y humor que en las dos entregas anteriores, y aún más adrenalina y suspense. Lo que no ha cambiado nada es la enorme caracterización humana de los personajes, que son ya viejos conocidos para los lectores fieles pero que no dejan de sorprendernos con nuevas facetas ni de cautivarnos con su profunda credibilidad, a pesar de las situaciones tan límite a las que los enfrenta su autor.

Seguro que nuevamente habrá quien hable despectivamente de estos libros como best sellers de fórmula, productos prefabricados para vender a gente sin criterio lector alguno. Y es verdad que literatura no son, ni falta que les hace. Son novelas de evasión capaces de sacar a quien los lee fuera de su rutina diaria y devolverlos después al mundo un poco más felices y un poco mejores personas. Quien sea capaz de criticar algo así es que no tiene alma.


No hay comentarios: