domingo, 1 de noviembre de 2020

Quienes manejan los hilos – Roberto Sánchez

Qué raro es el funcionamiento de la nostalgia. Comparto año de nacimiento con el autor del libro, y seguramente por eso también su visión de la época en la que transcurre la trama. Esto hace que las referencias a la cultura popular de aquel tiempo disparen todo un mecanismo de añoranzas bastante extraño, ya que vista en retrospectiva  fue una época  de la que poco puede echarse de menos. Si acaso, el futuro que aún teníamos por delante y al que nos dirigíamos sustentados por una pasión dominante, ya fuera el fútbol, la música, los libros, el cine o las motos. O como en el caso del protagonista de esta novela, la radio.

Como ya hizo en El crítico, Roberto Sánchez vuelve a centrar su novela en un personaje con pocas cualidades susceptibles de despertar la simpatía del lector. En la tradición literaria española la picaresca siempre ha funcionado mucho mejor que la épica y así la novela no es la historia de un héroe sino la parábola de un buscavidas, a la que sin embargo el autor ha sabido añadir trazos de Marsé en la ambientación y de Mendoza en el humor y en la mirada asombrada hacia el mundo del protagonista, que con ello acaba despertando la simpatía y la complicidad del lector. El resultado es la historia muy bien contada de unos personajes muy humanos y que sabe mantener perfectamente el difícil equilibrio entre la crónica y la sátira.

La reconstrucción histórica es impecable, pero de hecho no es más que el telón de fondo de una verdad mucho más universal: el verdadero poder no está en las manos de los grandes nombres que pasan a la historia, sino en las de los seres anónimos que manejan los hilos desde las sombras y determinan el curso de los acontecimientos y la versión de los hechos que quedará para la posteridad. Es esta una novela de tono ligero con bastante peso de fondo, escrita por alguien cuyo talento narrativo se va poniendo más de manifiesto con cada nuevo libro que publica. Parece que el autor anda planeando algo nuevo con lo que sorprendernos en el futuro, y sin tener idea alguna de qué va quiero leérmelo en cuanto salga.




No hay comentarios: