sábado, 10 de octubre de 2020

Exhalación – Ted Chiang

 

Cuando un libro llega rodeado de tal coro de alabanzas unánimes como este, es normal sentir un cierto recelo a la hora de abrir sus páginas y enfrentarse a él. En este caso, sin embargo, el recelo está injustificado porque de verdad se trata de un libro fuera de serie.

Los relatos de este autor se clasifican automáticamente en el género de la ciencia ficción, aunque deberían recibir mejor el nombre de ciencia y ficción porque esta mezcla es la que en realidad el autor usa en sus historias. Los seres que pueblan los relatos de Chiang, ya sean humanos, animales, robots o criaturas virtuales, no luchan contra la tecnología o los avances científicos. En un plano más metafísico necesitan encontrar su lugar en un mundo en el que los avances científicos y tecnológicos, sin ser considerados negativos, sí suponen un elemento disruptivo en su entorno. Su lucha no es muy diferente del desarraigo que sentían los existencialistas del siglo XX pero con una importante salvedad: los sentimientos que mueven a estos personajes, aún en las circunstancias más adversas, son básicamente buenos. Son personajes compuestos de luces y sombras y su realidad puede ser bien penosa, pero la bondad básica de sus aspiraciones va a seguir intacta.

La mayor fuente de inspiración para el estilo de estos relatos es sin duda Borges, su visión de lo metafísico anclado en la realidad más cotidiana está muy presente en la base de las historias que se esbozan en unas pocas páginas o se elaboran en más de cien. Pero donde Borges apelaba a instancias superiores o a fenómenos inexplicables, Chiang hace uso de la física cuántica como nueva creencia universal cuyas repercusiones no se sitúan solamente en el plano de los avances tecnológicos. También nuestra visión del mundo y del universo y nuestra manera de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, incluso con nuestro concepto de divinidad, se va a ver afectada por las consecuencias últimas de la aceptación y la aplicación de estos conceptos, nos vienen a decir los relatos.

En Ted  Chiang la ciencia se une a la ficción para crear historias humanistas de superación protagonizadas por igual por entes humanos, electrónicos y digitales. Este libro es una gota de cauteloso optimismo en tiempos donde andamos muy faltos de él, y es además la obra de un autor con un talento y una voz auténticamente originales. Si este año solamente piensan leer un libro, que sea este.


No hay comentarios: