jueves, 15 de octubre de 2020

Dejarse llover - Paula Farias y Un día perfecto - Fernando León de Aranoa

 

Esta es la historia de un libro de ficción autobiográfica, compuesto a base de imágenes y sensaciones, que inspira a un director de cine a crear una película narrativa y coral. Y el resultado son dos obras magníficas cuyo conjunto es aún más disfrutable si cabe que la suma de sus partes.

Acerca de Dejarse llover poco puedo añadir a lo que dice Fernando León en el prólogo al libro. Es verdaderamente una obra literaria y no un libro de memorias, la autora sabe convertir sus vivencias, alegrías y frustraciones en escenas aparentemente sueltas que acaban formando un cuadro vivísimo e inaprensible de lo que supone vivir día tras día en situaciones de crisis, y a pesar de todo encontrar de alguna manera la motivación para seguir adelante.

Sobre esta base tan huidiza, Fernando León de Aranoa monta en su película Un día perfecto una historia que no tiene mucho que ver argumentalmente con el relato original pero que sin embargo sabe captar perfectamente su ambiente y su espíritu, dando forma concreta en sus personajes, situaciones y diálogos a lo que en el libro se expresaba de manera más poética que explicativa.

El resultado son dos obras que dialogan entre sí y se complementan. La fuerza plástica de la novela y la potencia narrativa de la película eclosionan en una mezcla emocionante y perturbadora que deja al lector y espectador con una sensación final de inquietud extrañamente satisfactoria. Acercarse a estas dos obras como un conjunto unitario es una experiencia de la que no debería privarse nadie.


No hay comentarios: