domingo, 23 de agosto de 2020

Todavía no me quieres – Jonathan Lethem

 

Una comedia romántica ambientada en Los Angeles con una peculiar banda musical como protagonista.

Divertida novela rebosante de sexo, música y humor.

Esta debe de ser la peor descripción de una novela que haya aparecido en una sinopsis, y ya es decir. Afortunadamente, Todavía no me quieres no es una divertida comedia romántica rebosante de música y humor (aunque de sexo descrito con gran maestría y todo lujo de detalles sí que rebosa). La novela es fundamentalmente el testimonio de un momento vital en un determinado entorno: los protagonistas se acercan a la treintena sin haber cumplido los vagos sueños artísticos que los llevaron a vivir en Los Angeles y les obligan a mantenerse a base de trabajos temporales descerebrados y mal pagados. Este planteamiento ya lo hemos visto unas cuantas veces en diferentes versiones, pero Lethem sabe trascender su banalidad enfocando una historia tan trillada desde un ángulo diferente y muy propio.

El autor hace suyas las palabras de uno de los personajes: no se puede ser profundo si se carece de superficie. Y en lugar de ir en busca de profundidades filosóficas  sobre encrucijadas de la vida e ilusiones perdidas, la narración se va a centrar en el personaje de Lucinda y en la atracción que siente hacia los hombres que gravitan a su alrededor, para crear una superficie de sexo y alcohol, creatividad mal entendida, oportunismo y algunas comidas bastante sabrosas en la ciudad de Los Angeles definida como «la mayor población abandonada sobre la superficie terrestre». La ciudad no se describe pero se siente como un desierto humano habitado por otras soledades, un trasfondo sobre el cual el final feliz de cada oveja con su pareja revelará toda su ironía rebosante de afectuosa nostalgia por unas ilusiones perdidas que bien podrían haber sido las del propio autor.

El crítico del New York Times que reseñó este libro lo consideró sólo apto para seguidores de Lethem con afán completista. A mí me ha parecido una delicia, pero al formar parte integrante del público meta de la obra mi opinión va a ser bastante subjetiva y poco de fiar.






No hay comentarios: