jueves, 25 de junio de 2020

Señales de humo – Rafael Reig


La literatura ya no le interesa a nadie. Interesan los autores, los libros, las editoriales y hasta los soportes de lectura. Pero el género en sí, la esencia de lo literario que tanta polémica creó en el pasado y dio lugar a tantas corrientes literarias enfrentadas a muerte según nos cuentan (ya sería menos), eso se ha quedado sepultado en el pasado milenio. En la actualidad, el profesor de literatura es una especie en extinción, un loco que merece ser encerrado en un manicomio como hace Rafael Reig con el protagonista y narrador de este libro. Y también lo hace viajar en el tiempo y meterse en la piel de los contemporáneos de quienes fueron forjando nuestra tradición literaria, ya que en los orígenes es donde se puede encontrar el motivo de que el ser humano sintiera la necesidad de cantar sus sentimientos y contar sus historias. Y aunque salvó la vida de muchos, también hubo siempre gente a quien la literatura le costó la vida. Porque con la literatura el ser humano hace suya la capacidad de soñar, que ya se sabe que es un trabajo de dioses.
De eso trata esta guerra, gente del porvenir: de que no nos impongan otra representación imaginativa. De que sepamos resistir y oponer la nuestra, inventar nuestra propia vida. (pg. 353)
A este libro le puedo poner muchas etiquetas: lo he leído y lo he releído, me lo han regalado y a su vez lo he regalado yo también. Es uno de esos libros que parecen haber sido escritos personalmente para ti, por eso me resulta imposible escribir un comentario objetivo sobre su lectura. Lo único que me sale es una declaración de agradecimiento hacia el autor, por hacerme saber que todavía queda alguien más en el mundo para quien la literatura sigue siendo un asunto de vida o muerte.



No hay comentarios: