domingo, 21 de junio de 2020

Jonathan Strange & Mr. Norrell – Susanna Clarke


Se la clasifica habitualmente como una novela de fantasía pero Jonathan Strange & Mr. Norrell es más que nada una novela histórica perfecta, por mucho que su historia sea pura ficción. Narrada con una voz irónica muy al estilo de Jane Austen, la reconstrucción del ambiente de la Inglaterra entre 1807 y 1817 es cuidadosa y detallada, con un papel fundamental para el espíritu curioso y emprendedor que muchos caballeros de la nobleza dedicaban al estudio de disciplinas muy diversas entre las que podría encontrarse, por qué no, la magia. Sobre este marco histórico la autora va a ir creando con sumo rigor una realidad muy personal, situada en la Inglaterra de principios del XIX pero profundizando en la posibilidad de la existencia paralela de mundos mágicos y sobrenaturales, conocidos en el pasado pero que sólo perviven en las leyendas y que no saldrán a la luz hasta que todos los conocimientos mágicos vuelvan a ponerse en práctica. Aunque el precio a pagar por el resurgimiento de la magia en Inglaterra puede ser terrible, porque la magia no es algo que se pueda aprender sino que toma su fuerza de la confluencia entre dos mundos, de una profunda comunicación con la naturaleza y los elementos. Y los últimos representantes de la magia inglesa, Strange y Norrell, resultan no ser unos grandes magos sino unos intelectuales cuyo hábitat natural es una biblioteca de la que tal vez no debieron haber salido nunca, mientras que la magia se encuentra en una dimensión diferente, a la espera de ser invocada por quien realmente sepa reconocerla y dominar su enorme fuerza creadora y destructiva.
Se reprocha a este libro su falta de épica, la carencia de un objetivo común o de una gran empresa que llevar a cabo por sus protagonistas. Pero, una vez más, este libro no está enfocado como una obra de fantasía sino como la crónica del posible resurgimiento de la magia en Inglaterra después de siglos de olvido, con una gran profusión de notas a pie de página en referencia a libros, sucesos y personajes mágicos del pasado que van configurando todo el trasfondo histórico de la narración. Que este marco histórico sea enteramente ficticio es algo que no debería preocupar al lector dispuesto a disfrutar de una buena historia sumergiéndose de lleno en ella. Abrir las páginas de esta novela es cruzar la puerta a una realidad alternativa para vivir en directo la restitución de la magia inglesa a su justo lugar, porque la idea predominante es que lo mágico  forma parte constituyente e inseparable de la propia Inglaterra.
“Oh!” said Strange. “English magic was shaped by England – just as England herself was shaped by magic. The two go together. You cannot separate them.” 
“You mean,” said Miss Greysteel, frowning a little, “that English minds and history and so forth were shaped by magic. You are speaking metaphorically.” 
“No, I was speaking quite literally. […] No, my point was merely that the boundaries of England – its very shape was determined by magic.”



No hay comentarios: