domingo, 17 de mayo de 2020

Los sabores perdidos - Raquel Martos


Los sabores perdidos es un libro muy bonito. Esta calificación puede sonar pobre o incluso condescendiente en medio de la inflación lingüística que vivimos, pero es el adjetivo que mejor se ajusta a la experiencia lectora de esta obra. Mezcla de novela coral de confesiones familiares y recetario emocional, el grupo de personajes que se reúnen durante dos días para cocinar, hablar, discutir, pelearse y alcanzar finalmente una catarsis vital presenta al lector una serie de vivencias y reflexiones que configuran un menú muy apetecible en estos tiempos de convulsiones emocionales. Los problemas que se plantean son importantes sin llegar a ser grandes melodramas, los personajes son variopintos sin caer en el estereotipo ni en la perfección modélica, y las recetas son interesantes y originales a la vez de dar la impresión de estar al alcance incluso de negados de la cocina como yo.

No es necesario sentir amor alguno por los fogones para disfrutar de este libro (doy fe de ello), ni tan siquiera hace falta ser un aficionado a la gastronomía. Más allá de las experiencias culinarias relatadas, esta obra apela a los que nos une como seres humanos a los demás y esto es fundamentalmente el poder compartir experiencias. Leerlo en estos momentos de aislamiento obligado en que los contactos personales se han convertido en algo indeseable y potencialmente peligroso tiene un efecto balsámico, porque nos hace recordar que la necesidad de conectar con los otros va a resultar indestructible ya que la llevamos en nuestro ADN emocional más primigenio. Lo dicho, un libro realmente bonito y lleno de luz para leer en tiempos oscuros.



No hay comentarios: