viernes, 8 de mayo de 2020

El narrador de películas – Gert Hofmann

Hay libros que llegan a tus manos por los caminos más insondables. Así oí hablar de este desconocidísimo libro al escritor Juan Gómez-Jurado en el indescriptible podcast Aquí hay dragones, donde citó un fragmento de la obra para ilustrar el trabajo de los narradores de películas: hombres que en los tiempos del cine mudo les explicaban a los espectadores los entresijos de la trama, les avisaban de los momentos cruciales del film y tocaban el piano para entretener los momentos de espera cuando se rompía la película o había que cambiarla.

Gert Hofmann recrea aquí su infancia como nieto de uno de esos narradores de películas en un pueblo perdido alemán de la Sajonia de los años 30. El trabajo del abuelo está llegando a su fin, porque la gente se ha cansado del cine mudo y el sonoro está a punto de llegar. Además, los cines van perdiendo popularidad con la crisis económica que sufre el país, mientras el nazismo irrumpe en la vida pública llenando las cabezas de la gente de fantasías más atractivas que las historias que les contaban las películas.
La historia de la industria cinematográfica alemana hasta la II Guerra Mundial me resulta fascinante por lo desconocida y por haber sido la cantera de donde saldrían muchos de los grandes nombres del Hollywood de las décadas posteriores. Las atrocidades cometidas por los alemanes han velado en gran medida sus contribuciones artísticas y científicas, que los vencedores de la guerra además hicieron suyas con gran alegría y pocos reparos. Este no es un libro histórico, sino la obra de un nieto que recupera su mirada de niño para recordar las andanzas con su abuelo en los tiempos en que las películas todavía eran contadas y que narra desde la inocencia infantil cómo unos hombres con más fantasía que cerebro se dejaron llevar por las promesas grandilocuentes de un futuro más próspero. Leerlo puede darnos una nueva perspectiva que no justifica nada pero que sí ilustra toda una realidad que ha quedado relegada a un segundo plano por el peso de la historia.



No hay comentarios: