domingo, 5 de abril de 2020

Berta Isla – Javier Marías


Nunca digas “de este autor no me leo ni un libro más”, porque si vives el suficiente número de años el tiempo ya se encargará de hacerte cambiar de idea. Así es como me he visto, después de un largo tiempo de ayuno voluntario, leyendo otra vez al que Vázquez Montalbán calificara alguna vez como el mejor escritor inglés en lengua española. En su momento dejé de leerlo porque su prosa parsimoniosa me parecía que no iba a ninguna parte, me gustan mucho los escritores estilistas pero tienen que hacer al menos un mínimo esfuerzo por disimular lo mucho que se gustan a sí mismos. O tienen que escribir de manera tan magistral que deje de importar tanto onanismo literario.
Sea como sea, Berta Isla es una novela igual de parsimoniosa que las anteriores pero que de alguna manera sí que logra enganchar al lector a esta historia de separaciones e imposturas, con unos protagonistas no especialmente atractivos y cuya trayectoria vital consigue ser increíble y mediocre al mismo tiempo. Marías sabe mantener un punto de intriga a lo largo de las más de 500 páginas y dosificar bien la escasa información que va revelando, pero Berta Isla no es ni mucho menos un thriller o una historia de espías. Es, como se dice en el magnífico párrafo final, el recuento de unas vidas “que solamente están y esperan”.



Pero la historia de Berta Isla y su marido, en toda su supuesta mediocridad, ha logrado dar con un autor que la cuente de manera que dejan huella en quien la lee, al mismo tiempo que rinde un hermoso homenaje a T.S. Eliot, el mayor poeta del vacío cotidiano y de los estragos del tiempo que podrá existir nunca.
Ash on an old man's sleeve
Is all the ash the burnt roses leave.
Dust in the air suspended 
Marks the place where a story ended. 
Dust inbreathed was a house- 
The walls, the wainscot and the mouse, 
The death of hope and despair, 
This is the death of air. 
There are flood and drouth 
Over the eyes and in the mouth, 
Dead water and dead sand 
Contending for the upper hand. 
The parched eviscerate soil 
Gapes at the vanity of toil, 
Laughs without mirth. 
This is the death of earth. 
Water and fire succeed 
The town, the pasture and the weed. 
Water and fire deride 
The sacrifice that we denied. 
Water and fire shall rot 
The marred foundations we forgot, 
Of sanctuary and choir. 
This is the death of water and fire.


No hay comentarios: