viernes, 24 de enero de 2020

La sinagoga del agua - Pablo de Aguilar González


Cuando se escribe una novela histórica ambientada a finales del siglo XV para abordar el tema de la persecución y posterior expulsión de los judíos de España, es casi inevitable caer en un reparto de roles de víctimas y verdugos, opresores y oprimidos, ganadores y perdedores. Pero hacer que los triunfos y los fracasos queden repartidos aleatoriamente entre todas las partes afectadas es crear algo que si no es real bien pudo haberlo sido, porque en la vida pocas veces están las cosas tan claras como en las historias que contamos a posteriori.
En cada nueva novela que publica, Pablo de Aguilar escribe con voz única y perfectamente reconocible historias que son cada vez radicalmente diferentes en tono, estilo y género. Pero que tienen todas la misma marca de la casa: unos personajes complejos, con aristas y zonas oscuras tras su aparente afabilidad. Gente que nunca llega a ser buena del todo y que en algún momento de la trama le proporcionará una bofetada narrativa al lector sin que éste la vea venir.
A esto se une aquí una narración paralela entre el pasado y el presente, centrada en esa sinagoga que da nombre al libro y que articula las vidas de ayer y de hoy de las personas que giran a su alrededor. La irracionalidad será uno de los factores determinantes en el destino de estas personas, porque eso que llamamos fatalidad puede estar causado por decisiones poco meditadas, y las mejores y las peores intenciones a veces son muy difíciles de distinguir. El libro contiene además un hermosísimo alegato a favor del respeto y la tolerancia entre las personas, sin importar cuáles sean sus creencias o su falta de ellas. Lo cual, en los tiempos que corren, nunca está de más.


No hay comentarios: