viernes, 13 de diciembre de 2019

Trilogía MaddAddam – Margaret Atwood



La trilogía MaddAddam de Margaret Atwood (que se compone de Oryx y Crake, El año del diluvio y MaddAddam, publicadas entre 2003 y 2013) es realmente impresionante. La serie gira en torno a una pandemia global que provoca el fin de la Humanidad y a la nueva raza creada para heredar el mundo. El primer libro se centra en Jimmy, un joven desilusionado en un mundo dominado por poderosas multinacionales y que parece ser el único ser humano superviviente de la catástrofe; el segundo libro trata de la secta de los Jardineros de Dios, que luchan por sobrevivir en los márgenes de la sociedad antes del cataclismo; y en el tercero es donde confluyen las historias paralelas de los dos libros anteriores. Pero lo verdaderamente increíble de esta trilogía es que todavía no esté traducida al español.

Es una serie de libros apasionantes de leer pero que resultan especialmente duros para los lectores optimistas por naturaleza y vocación, como es mi caso. Porque después de haber vivido (y sentido y sufrido) en los dos primeros libros los recuerdos del mundo apocalíptico en el que se había convertido la Tierra antes de la catástrofe, cómo los seres humanos habían construido su propio infierno de desigualdad, explotación incontrolada y ambición sin más límite que la ambición del prójimo. Después de haber conocido a los Jardineros de Dios, una secta sin futuro alguno que al menos intentaba mantener un mínimo de decencia hacia los demás y hacia el planeta moribundo. Después de todo esto, el último libro de la serie nos sitúa en el día después del inevitable apocalipsis final y le da otra vuelta de tuerca a la historia. Y aunque la autora sin duda sigue amando a sus personajes, cada vez resulta más evidente que no alberga la más mínima esperanza sobre la capacidad de redención del género humano, ni siquiera en su forma más sofisticada y genéticamente manipulada hasta la perfección.

Hay algo en la humanidad, parece afirmar Margaret Atwood, algo imposible de erradicar, que nos lleva a cantar y a contarnos historias, a creernos las historias que nosotros mismos nos contamos y a convertirlas en nuestros mitos. Este destino de tropezar siempre en la misma piedra es lo que nos distingue como raza que en su propio génesis lleva ya su apocalipsis, y que de cada apocalipsis sabrá hacer un nuevo génesis. Una raza incapaz de redimirse e imposible de erradicar.




4 comentarios:

Eneritz dijo...

Hola, ¿Dónde conseguiste los libros en castellano?

Carmen Neke dijo...

Me los leí en inglés, por desgracia todavía no están traducidos. Espero que lo hagan pronto, porque esta trilogía merece mucho la pena.

Anónimo dijo...

Me leí los dos primeros y me gustaron mucho, pero MADDADDAM no se consigue en español es una lastima.

David

Unknown dijo...

Los dos primeros si que están en castellano.yo los pillé en una biblioteca hace años.
Orix y Crake y el año del diluvio. El tercero todavía lo estoy buscando.
Te los recomiendo los dos primeros son espectaculares.