viernes, 6 de diciembre de 2019

El nervio óptico – María Gainza



Margarita está linda la mar, 
y el viento, 
lleva esencia sutil de azahar; 
yo siento 
en el alma una alondra cantar; 
tu acento: 
Margarita, te voy a contar 
un cuento:
El principio del poema “A Margarita Debayle” de Rubén Darío me parece que sería un epígrafe perfecto para iniciar la lectura de este libro, sobre todo si se le une la segunda cita con la que la propia autora abre su obra:
Me voy a mirar el cuadrito, decía Liliana Maresca después de tomar su dosis de morfina.
La narradora en primera persona de este libro es una especie de Margarita que se cuenta cuentos sobre cuadritos que ha visto, en asociaciones de ideas tan libérrimas que se podría sospechar la intervención de ciertas sustancias si no fuera por el estilo absolutamente perfecto de la autora, su auténtico dominio del texto que va creando y deconstruyendo, de las idas y venidas de la vida al arte y viceversa, de las vivencias a las percepciones y los recuerdos.
El libro se compone de once entregas que se pueden leer como tantas novelas ejemplares del siglo XXI, si la ejemplaridad la interpretamos no como moralejas didácticas sino como ejemplos de vidas posibles aunque quizás no demasiado deseables. Como este deseo de “Ser «rapper»”:
Es inevitable. Uno habla de sí mismo todo el tiempo, uno habla tanto que termina por odiarse. Cuando me canso de mí, de las volteretas que da mi cabeza, pienso que quizá no sea una mala idea terminar siendo un fantasma. Me refiero a uno de esos espíritus molestos que en la jerarquía fantasmal están abajo del todo. Son las rubias sin cerebro entre los espíritus y una de sus principales funciones es asustar a los inquilinos en los departamentos viejos. Rappers, los llaman los ingleses.
Lo mejor para afrontar esta lectura es abrir el libro, adoptar la actitud expectante de Margarita y dejar que María Gainza nos cuente sus once cuentos. Sobre todo si la mar no está linda, el viento no nos trae nada bueno y en el alma nos canta Calamaro con acento rasposo.



No hay comentarios: