viernes, 8 de noviembre de 2019

Con sumo placer – Fernando González Nohra



La nueva novela de Fernando González Nohra, a pesar de la exquisita promesa de su título, resulta al menos tan desasosegante como sus anteriores títulos: de una manera más insidiosa, menos brutal, pero justo por ello aún más inquietante.

Si el autor siempre ha partido de situaciones cotidianas para derivar en una extrañeza que acaba en una pesadilla, real o imaginaria, el narrador se vale esta vez de un estilo que enlaza directamente con el realismo costumbrista de Dickens y la picaresca española. Y esto tanto en la temática, un pobre huérfano limeño que tiene que abrirse camino en un mundo hostil, como en el cuidado lenguaje con el que se narran sus peripecias, primero en tercera persona para luego meternos sin previo aviso en la cabeza del protagonista. Desde allí continuaremos viviendo, en primera persona y cada vez más de cerca, su perturbadora y divertida historia de niño pobre y solo en el mundo que intenta triunfar en la cocina peruana con su extraordinario talento culinario, mezcla de las enseñanzas de la cocina tradicional recibidas de su antigua niñera y de las innovaciones con las que él mismo va experimentando a medida que avanza la historia, tanto más exitosas cuanto más disruptivas y radicales.

Este virtuosismo estilístico y esta temática de folletín poco preparan al lector para las escenas grotescas, aberrantes o repulsivas que se van a ir colando en la narración como quien no quiere la cosa, tras las cuales la historia continuará como si nada, lo que hace a este libro solo apto para paladares exquisitos capaces de apreciar los sabores más extremos y poco adecuado para estómagos débiles y poco aventureros. Hay que masticar, roer, chupar, degustar y a veces incluso escupir mientras se van catando estas páginas. Pero tras la maravillosa escena final, el sabor que queda en el paladar es absolutamente indescriptible.



No hay comentarios: