domingo, 20 de enero de 2013

Amor perdurable - Ian McEwan

La perfecta felicidad matrimonial de una pareja de intelectuales londinenses se viene abajo con la aparición en sus vidas de una misteriosa figura mesiánica a raíz de un grotesco accidente de globo del que todos ellos fueron testigos.  Pero el desarrollo de este prometedor argumento va a ser torpe, lento, inverosímil, con personajes de cartón piedra a los que ni siquiera la prosa mágica de McEwan va a conseguir dar un soplo de vida o interés.  Un libro primorosamente escrito que cuenta una historia absurda y aburrida.

Amor perdurable es solo una de las posibles traducciones del original Enduring Love.  Otra opción sería Soportando el amor, un título muy apropiado y descriptivo de la experiencia lectora que le espera a quien se atreva a una lectura que se soportará más que se disfrutará.  O al menos lo hará quien tenga la paciencia de llegar hasta el final.  Mi tolerancia no ha aguantado más allá de la página 102, en la que he cerrado el libro definitivamente recordando las sabias palabras de Rhett Butler:  "Frankly, my dear, I don't give a damn".

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Fue mi primera gran decepción con McEwan. Lo leí en cuanto lo publicaron, por aquel entonces yo leía a McEwan con devoción. Aunque ha pasado mucho tiempo y (creo que ya te lo he comentado) tengo dudas acerca de lo que opinaría hoy acerca de aquel McEwan de los principios, me parece bastante claro que ésta es una novela fallida, probablemente una obra de transición dentro de su trayectoria. Un síntoma de que McAbre estaba cambiando de piel.

Jasón dijo...

Vaya, yo leí esa novela hace muchos años pero recuerdo que la leí con auténtico entusiasmo. La historia -a partir del dilema moral del inicio- me interesó muchísimo.

Carmen Neke dijo...

A mí me han gustado mucho casi todos los libros de McEwan que me he leído: The Cement Garden, Saturday, Amsterdam, On Chesil Beach... En cambio Atonement no me gustó nada de nada, y con este me ha pasado lo mismo. Parece que no me puedo quedar a medias en mi valoración de un libro de Ian McEwan, o me encanta o lo aborrezco.
Me acabo de comprar el último que ha publicado, Sweet Tooth, ya veremos qué toca esta vez.