jueves, 8 de noviembre de 2012

Una vacante imprevista - J.K. Rowling


Como decía la canción:  hace falta valor.  Si te llamas J.K. Rowling y te has hecho mundialmente famosa e inmensamente rica publicando novelas juveniles sobre una escuela de niños magos, hace falta valor para atreverte a publicar un libro “serio” y exponerte a ser el blanco de todas las críticas que tal acto va a traer consigo aún antes de que nadie haya leído ni una sola página de la obra.

Me confieso una fan de la Rowling, de sus historias y del estilo narrativo de sus mejores páginas (que también las tiene malas con agonía, todo hay que decirlo).  Y The Casual Vacancy contiene una buena historia contada con ciertos altibajos, con momentos brillantes y sobre todo hacia el final algunos momentos pésimos.  Pero resulta una obra bastante conseguida gracias a los personajes y sus vivencias, que superan con creces los fallos de técnica narrativa de la autora y hacen que la lectura de este libro sea apasionante, adictiva y muy gratificante a pesar del pesimismo generalizado que lo caracteriza.
Esta obra nos ofrece un retrato despiadado de los brutales contrastes de la sociedad británica actual:  por un lado la vida urbana, multicultural, problemática, empobrecida y sin perspectivas;  por otro el mundo campestre de estampa idílica donde viven los privilegiados en su microcosmos protegido sin querer saber lo que sucede a pocos kilómetros de su supuesta Arcadia.  Pero el desarrollo urbano se va extendiendo hasta el propio pueblo y sus habitantes se van a ver confrontados con una realidad que a toda costa querrían mantener ajena.  El estudio microscópico y pormenorizado de este entramado de vidas paralelas, cruzadas y esquivas nos revelará que tras las apariencias de normalidad se esconde una jungla de buenas maneras donde rige la ley del egoísmo más despiadado. 

J.K. Rowling no huye del cliché ni de lo previsible, pero sus personajes son seres complejos que irán revelando diferentes aspectos de su personalidad a medida que se vean confrontados con los sucesos y que de tal forma no se dejarán encasillar con facilidad.  The Casual Vacancy no es un libro perfecto, pero merecería recibir más atención por sí mismo y menos por el nombre del autor que aparece en la portada.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ayer terminé el libro y puedo decir que me gustó mucho, creo que la autora es una gran contadora de historias y sabe crear personajes que traspasan el papel. El retrato es duro y cruel, como la vida misma, mete el dedo en el ojo, y en la llaga, y lo remueve a conciencia.
Núria