sábado, 1 de septiembre de 2012

Sale el espectro - Philip Roth


Nathan Zuckerman, el alter ego literario de Philip Roth, hizo su primera aparición en escena en la novela de 1979 The Ghost Writer (traducida al español como “La visita al maestro”) donde se dice lo siguiente sobre lectores y escritores:  “estamos acabados, somos espectros atestiguando el final de una era literaria”.  Y Nathan como último testigo literario de su generación hará su retirada por el foro en el año 2007 con la publicación de Sale el espectro.  Desengañado de la vida y de la cultura por partes iguales, Nathan ha vivido unos años en su retiro voluntario en las montañas del que vuelve a Nueva York para vivir por última vez la esperanza, la pasión, el deseo y la memoria.  Aún siendo consciente del desengaño que le espera al final del trayecto, sus años de retiro de la escena social no le han preparado para el circo en el que se ha convertido el mundillo literario, donde la reputación de su maestro E.I. Lonoff está a punto de venirse abajo a causa de una escandalosa biografía que un joven ambicioso dispuesto a todo por hacer carrera está empeñado en publicar a cualquier precio.  Nathan Zuckerman se da cuenta de lo inútil de su retiro del mundo, pues después de su muerte el mundo se apresurará a abalanzarse sobre sus despojos para sacar partido de todos los secretos tan preciosamente guardados durante una vida entera.

Y un par de semanas después de terminar esta breve e inquietante novela, leo la noticia de la publicación de la biografía de David Foster Wallace bajo el título, oh ironía, de Every Love Story Is a Ghost Story.  Hablando de espectros y de una era literaria que llega a su fin alimentándose de la carroña moral de sus escritores muertos...  Cuando la vida se empeña en imitar tan fielmente a la ficción, la buena literatura que nos han dejado genios de la pluma como Philip Roth o David Foster Wallace es la única garantía de autenticidad que nos queda.

2 comentarios:

Gonzalo Darrigrand dijo...

Hola Carmen!

Qué maravilla tus comentarios, muy inspiradores no solo para leer cada uno de los libros que comentas sino para tomar la palabra en algunos foros.

Me has inspirado porque, además de estar escritas cada una de las publicaciones con sujeto, verbo y predicado, corrección que no siempre abunda en los medios electrónicos, adivino cierta libertad y pureza en cada uno de los 'Actos de lectura' que luego se trasladan a cada uno de los 'Actos de escritura'

Suelo leer con frecuencia varias 'críticas' literarias que aparecen en las revistas dominicales de los diarios de Argentina, pero muchas veces intuyo el compromiso con las editoriales o la demarcación de ciertas genealogías literarias cuando la crítica la ejerce algún escritor.

A leerte a tí, aquí, en un Blog que descubrí por casualidad y al que sigo ahora en cada una de las entregas me he hecho la idea de que publicas por ganas y por la sola aventura de 'leer y escribir'

Bueno Carmen, gracias de nuevo y saludos desde Argentina.

Carmen Neke dijo...

Muchas gracias a ti Gonzalo por tu comentario, que te aseguro que me ha encantado por lo bien que has sabido captar el espíritu de este blog. Es muy gratificante saber que hay gente en la misma onda aunque nos separe todo un océano.