domingo, 19 de febrero de 2012

Lágrimas en la lluvia, Rosa Montero


Una de las cosas más alternativas, rompedoras y escandalosas que puede hacer un autor de éxito en la actualidad es escribir una novela de género.  Escribirla en serio, no como ejercicio irónico de postmodernidad kitsch.  Y Rosa Montero lo ha hecho, sin complejos y con un resultado que no está nada mal.

La novela está inspirada en la película Blade Runner (el título procede del monólogo final que improvisó el actor Rutger Hauer) aunque la historia no tiene nada que ver con la película.  Es una distopia futurista y catastrofista, en una Tierra asolada por las guerras donde los humanos conviven con replicantes, aliens y mutantes en una sociedad marcada por las diferencias y el recelo mutuo.  En este contexto se desarrolla una trama detectivesca protagonizada por la replicante Bruna Husky, el personaje central del libro alrededor del cual girarán todos los acontecimientos.  Por suerte es un personaje fresco, complejo y atractivo, que compensará al lector del resto de los caracteres bastante difusos que irán apareciendo en la novela y de las metáforas un tanto evidentes sobre marginación, control, racismo y discriminación social que forman la base de la narración.

Una apuesta arriesgada, la de Rosa Montero con esta novela, que sin duda le habrá costado lectores “tradicionales” de su obra que no quieren verse con un libro de ciencia ficción entre las manos.  Confieso haber tenido el mismo reparo hacia el libro, y es cierto que si no me lo llegan a regalar no me lo hubiera leído.  Y me habría perdido una lectura muy agradable y gratificante.

No hay comentarios: