viernes, 2 de diciembre de 2011

Intersecciones, Pablo de Aguilar González

"¿Qué ocurriría si, de pronto, eres otra persona? Fulgencio te cuenta la historia de cómo, a partir de un encuentro casual en el híper con un desconocido, todo su entorno cambia repentinamente. Su vida se ha convertido en la de un indigente al que la policía culpa de la muerte de otro vagabundo, y una sin techo desdentada parece ser íntima suya. Desde ese momento, el protagonista debe lidiar con dos problemas: recuperar su vida y averiguar qué sucedió en el crimen que se le achaca.
Una trama ágil y divertida ambientada en los terrenos que nos son más cotidianos para disparar, con humor y gran acierto, el dardo de la sospecha sobre lo más sagrado que posee el hombre contemporáneo: su cómoda e incuestionable identidad."

Esta sinopsis de la novela me hizo pensar en la típica comedia made in Hollywood en la que el protagonista sufre todo tipo de equívocos al verse prisionero en un cuerpo que no es el suyo... por suerte nada más lejos de la realidad de este estupendo e inquietante libro. El planteamiento de los posibles mundos paralelos es un clásico de la literatura de género que Pablo de Aguilar adapta aquí en una novela tan disparatada como plausible, consiguiendo que el lector acepte sin pestañear hasta los giros más increíbles de la trama, porque si cualquier cosa es posible lo imposible deja de tener sentido.

¿Se puede escribir una comedia seria y oscura sobre el absurdo fundamental de la existencia? Sí que se puede, si el autor consigue mantener el difícil equilibrio entre lo fantástico y lo verosímil, no se ríe demasiado con sus propios chistes y es consecuente con sus planteamientos hasta el final. Y Pablo de Aguilar logra salir airoso de tan ardua tarea, presentándonos un libro escrito desde el lado más oscuro con una engañosa ligereza de tono y una sorprendente resolución final de la trama que le delatan como un dios nada mediocre, capaz de crear un mundo de cuatro dimensiones el día menos pensado. Espero que no tarde mucho en hacerlo.

10 comentarios:

núria dijo...

He visto el inicio de este articulo en el Facebook, y he pensado: Jooo, tiene pinta de telefilm!
Mi opinión sobre tu criterio ha tambaleado durante unos segundos. Hasta que he leido todo el articulo.
Habrá que buscar el libro.

mientrasleo dijo...

Comparto tu opinión, logra un equilibrio complicado que hace que nos tomemos totalmente en serio su obra. Posiblemente es el libro que más me ha gustado de este autor.
Un saludo

Pablo dijo...

No soy el responsable de ninguno de mis dos libros. Aunque, haciendo un poco de memoria, quizá esta de intersecciones tenga algo de la que envié a la editorial para ver si me sonaba la flauta. Lo que es cierto, es que me resulta dificilísimo escribir una sinopsis de mis novelas. Compruebo que no es tarea sencilla porque tanto de "Los pelícanos...", como ahora "Intersecciones" me han comentado que la contraportada les desanimaba un poco. Habrá que esmerarse más la próxima vez.

Por otra parte, gracias por tu generosa reseña. Cosas como éstas hacen que merezca la pena, si no escribir porque es divertido, sí pulular por ahí en busca de la editorial incauta.

Un abrazo.
Pablo.

Pablo dijo...

¡Ups! Quise decir que no soy el responsable de la sinopsis de ninguno de mis dos libros.

De los libros sí, los escribí yo. Me temo.

Carmen Neke dijo...

No tienes por qué disculparte Pablo, los libros son bastante mejores que las sinopsis. Con diferencia.

Anónimo dijo...

Intersecciones es una de esas historias que, tras su lectura, te acompañan para siempre. En sus páginas encontré a un personaje de los que cualquier escritor sueña con crear un día: Nanas.

PatoBB dijo...

Si me guiara solamente por lo que leo en las contraportadas, más de una vez me habría perdido de leer algo maravilloso. Ojalá tengamos el libro pronto por estos lado... Un abrazo Neke, siempre me gusta leer tus comentarios. Pat.

núria dijo...

Se de buena (y fresca) tinta que quién recibió su regalo lo ha empezado ya, y le está gustando.

núria dijo...

Y que lo ha acabado y lo ha disfrutado.
Gracias.

Carmen Neke dijo...

No hay mejor regalo que saber que alguien disfrutó de la lectura del libro que tú le diste. Gracias a ti, Núria.