lunes, 26 de diciembre de 2011

El tiempo es un canalla, Jennifer Egan


Time is a goon – el tiempo es un matón.  Esta es la conclusión que sacaría Marcel Proust si fuera en busca del tiempo perdido en la encrucijada del nuevo milenio, entre las esperanzas sin límites de los años 70 y la crisis nihilista de principios del siglo XXI.  El libro ganador del Premio Pullitzer de ficción 2011 es una novela coral en la que los personajes se van pasando la palabra (en primera persona, en tercera persona, incluso con una presentación de gráficos) para hablarle al lector de su circunstancia vital del momento.  De sus circunstancias pasadas o futuras ya iremos teniendo noticias a través de otros personajes, porque estas vidas se cruzan y entrecruzan formando una densa red que no va a tomar su forma definitiva hasta las últimas páginas de la novela.  Por eso este libro es un diesel, tarda en calentar motores y avanzar pero cuando lo hace su marcha es imparable y por momentos demoledora.

El tiempo es un matón, cierto, pero va a depender de nosotros mismos si dejamos que las circunstancias temporales nos superen o si nos atrevemos a plantarle cara, no en busca de una eterna juventud imposible sino aceptando las pérdidas y siguiendo adelante con una mínima dignidad.  La autora es una narradora de gran talento y muy valiente, sin miedo a enfrentarse a unas historias complejas pero nunca melodramáticas y a una narración caleidoscópica que deja ver las múltiples caras que puede tener un mismo evento según el punto de vista de quien lo observe. Es una pena que un libro tan interesante y de tan ambiciosa factura esté pasando tan desapercibido.

2 comentarios:

núria dijo...

Tu reseña no ha caído en terreno baldio. Lo he leído casi de una sentada y he disfrutado mucho. Pero mucho, mucho.

Carmen Neke dijo...

Cuánto me alegro, Núria. Al menos ya somos dos las que hemos disfrutado este libro tan especial, espero que pronto seamos más porque el libro se lo merece.