sábado, 30 de julio de 2011

La extraordinaria naturaleza de Sam Finkler, Howard Jacobson


A los 68 años, Howard Jacobson ha sido “descubierto” por el mundo literario al recibir el premio Booker por su novela The Finkler Question, título absurda y abominablemente traducido al español como La extraordinaria naturaleza de Sam Finkler. Esto le ha servido para pasar a la historia del Booker como su ganador de edad más avanzada, un premio que el autor ya había renunciado a ganar alguna vez y que en 2001 calificó de “una abomación absoluta, los mismos horribles libros año tras año”.

Howard Jacobson ahora reconoce que estas declaraciones nacieron de la amargura de no conseguir siquiera que la gente leyera sus libros, esperemos que el premio recibido y las traducciones de esta y otras novelas suyas sí que consigan ampliar el número de lectores de este magnífico autor al que yo misma acabo de descubrir con esta novela La trama se centra en tres personajes entrañables, complejos e inolvidables: Julian Treslove, antiguo productor radiofónico de la BBC (emisora por la que siente una profunda aversión) y actual figura indefinida que se gana la vida haciendo de doble de cualquier famoso que le propongan personificar. Su amigo de la infancia Sam Finkler, el único judío de Treslove conoció durante muchos años (lo que le llevó a identificar los términos “Finkler” y “judío”) que ha llegado a ser una figura mediática como filósofo popular, y autor de libros de autoayuda filosófica con títulos como El pequeño libro del estoicismo doméstico en un guiño satírico a los libros del conocido filósofo británico Alain De Botton. Y el antiguo profesor de ambos Libor Sevcik, judío nonagenario de origen checo y de la vieja escuela que al igual que Finkler acaba de enviudar. Esta es la circunstancia que reunirá de nuevo a los tres personajes y que pondrá en marcha una serie de acontecimientos que constituyen el eje narrativo de la novela, y que forman la base de las reflexiones sobre la “cuestión Finkler” que se llevan a cabo en ella.

Esta “cuestión Finkler” a la que se refiere el título original no es otra que la cuestión judía, qué supone ser judío en el mundo contemporáneo después del Holocausto y de Israel y del sionismo. Howard Jacobson es judío, pero ante todo es británico, y va a enfocar esta cuestión con toda la sutileza, la ironía y el fino humor que caracteriza a los mejores escritores ingleses sin que pierdan por ello un ápice de seriedad o de profundidad humana. A diferencia de los escritores norteamericanos, para quienes solamente hay una manera posible de ser judío y es la suya, Jacobson descubre que ser judío no es más que una de las diferentes maneras posibles de tener una identidad como ser humano, y que cada persona va a construir esa identidad a su manera y según sus propias circunstancias y carácter. Pero pertenecer a un determinado grupo puede ser una fuente de reconocimiento mutuo muy importante para sus miembros, y es algo de lo que no se puede renegar sin renegar de uno mismo. Saber explicar esto de manera amena y entrañable ha sido la gran hazaña de Howard Jacobson en este libro, consiguiendo además que el premio Booker de este año sea un libro completamente diferente y muy por encima del nivel habitual.

No hay comentarios: