lunes, 7 de febrero de 2011

La cena, Herman Koch


Este libro, que acaba de ser publicado en España un par de años después de haber arrasado en Holanda (donde el autor es más conocido como figura televisiva) me ha dejado mal sabor de boca y peor cuerpo aún. Los temas que plantea no son fáciles, a pesar de la engañosa ligereza de tono con la que empieza, y la estructura está diseñada para ir proporcionando un shock detrás de otro al lector desprevenido, de ahí que no cuente nada del argumento porque el factor sorpresa es algo fundamental en su lectura. Pero no me molestan ni la falta de delicadeza del autor ni su dureza al presentar temas incómodos, lo que me ha dejado peor ha sido más bien la deshumanización que se desprende del conjunto, el egoísmo de unos seres malcriados para quienes su propia felicidad está por encima de todas las cosas, y sin duda por encima de sus semejantes.

Una novela de temática tan dura y estructura basada en el escamoteo de datos al lector (no en vano está contada en primera persona por un narrador tan subjetivo como poco de fiar) necesitaría de un autor con un plan de trabajo muy preciso y un domino perfecto de la materia novelesca. Y aquí es donde falla todo el entramado, a Herman Koch la novela se le va de las manos a mitad de camino y tiene que acabar resolviendo la situación como buenamente puede, que para mi gusto no es demasiado bien. Se trata de un libro valiente de un autor osado que se atreve a decir verdades incómodas que muchos prefieren callar, pero por desgracia el mensaje se pierde en el embrollo argumental en el que acaba naufragando la narración. Una pena.

1 comentario:

núria dijo...

Ayer acabé el libro, una novela indigesta.