viernes, 28 de enero de 2011

Un libro que podría titularse el baile de la berenjena, Óscar Santos Payán


Este libro es todo un regalo: el formato y los colores son una preciosidad, lo mismo que las ilustraciones del interior (sí, es una novela ilustrada, como las de antes ). Y cuando empiezas a leerlo resulta ser una lectura tan divertida como entrañable. Pero qué pena que la estupenda impresión que da al principio no pueda mantenerse hasta la última página.

Se trata de una lectura ligera y amena escrita en un estilo muy coloquial y directo. Una historia más contada que escrita en primera persona por un protagonista quinceañero que usa su lenguaje cotidiano para narrar los tres días de fiestas del pueblo en los que por fin consiguió hacerse nada menos que todo un hombre. El problema es que toda esta ligereza no basta para sostener un libro entero, el sustancioso sabor agridulce del principio se va volviendo cada vez más almibarado a medida que avanza la narración y tanto a la historia como a los personajes les falta entidad para poder lograr una obra plena, que acaba quedándose en el relato de unos sucesos anecdóticos.

Así y todo, un libro muy agradable de leer, entretenido y bien escrito, y que por su cuidada encuadernación y por su tipo de letra bonito y legible hacen de él un regalo perfecto para cualquiera. Para mí lo ha sido sin duda alguna.

No hay comentarios: