lunes, 3 de enero de 2011

Contra el viento del norte, Daniel Glattauer


Esta novela es tremendamente entretenida pero pide mucho de la credibilidad del lector: el azar es un motor importante de la trama, la bondad humana también lo es. Que Leo y Emmi se conozcan por casualidad a causa de un correo electrónico erróneo y sigan escribiéndose después, es algo casi normal y ni siquiera tan novedoso como pudiera pensarse (amistades y amores epistolares han existido en todas las épocas). Que ambos se opongan con tanta energía a un encuentro personal o incluso a un intercambio de fotos es más difícil de creer, pero entra dentro de lo posible. Lo que ya cuesta aceptar es la bondad sin límites de los personajes. Los celos son una muestra de amor y nunca llegan a ser enfermizos ni violentos, la comprensión hacia las flaquezas y enfados del otro roza lo inverosímil, y ninguna actuación de los personajes llega a ser mezquina, impropia, brutal, inmoderada. El amor cibernético de Emmi y Leo en Contra el viento del norte es de un platonismo nunca visto desde los tiempos del amor cortés.

Con todo esto la novela llega a su conclusión, que no lo es tal porque la historia continúa en Cada siete olas. Pero esta ya es otra novela, menos divertida y más amarga que su predecesora pero donde los personajes se revelan mucho más imperfectos, humanos y falibles y por ello tanto más creíbles. Recomiendo leer ambos libros del tirón o no leer ninguno de ellos, porque la primera novela sin la segunda tiene poca razón de ser excepto como cuento de hadas cibernético para los adultos del siglo XXI.

3 comentarios:

Edda dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Neke. Con la primera parte te quedas pensando: "Horror, esto no puede acabar así". La segunda parte resulta más real, más humana, menos mágica. Y sin embargo a mí sí me resultó divertida. Aunque a Emmi, por sus bromas, la hubiera colgado de lo pulgares.
Para mí ambas partes forman una novela romántica de nuestro tiempo.

elizq dijo...

Ayer la empecé, Emmi no me cae demasiado bien, parece tan perfecta...

Anónimo dijo...

Me he leído los dos libros.
Y la verdad es que empecé el primero y no podía parar de lo enganchada que estaba. Me fascinaba la historia y las coversaciones entre ellos . Y continué con la segunda parte que también me encantó.
Àngels