sábado, 28 de agosto de 2010

Bilbao-New York-Bilbao, Kirmen Uribe


En Bilbao-New York-Bilbao escribe Kirmen Uribe lo siguiente sobre el proceso de gestación de su novela:

La idea había tomado cuerpo, y al final se estructuraría en torno a un vuelo entre Bilbao y Nueva York. El reto consistía en hablar de tres generaciones distintas de una familia, sin volver a la novela del siglo XIX. […] pensé que yo debía mostrar lo que hay detrás de una novela, enseñar todos los pasos que se dan a la hora de escribirla. Las dudas, las incertidumbres. Pero la propia novela no aparecería en la novela. Tan solo el lector podría intuirla, como intuye el espectador el retrato de los reyes que pinta Velázquez en las Meninas.

Por suerte yo no sabía nada de esto cuando compré el libro, porque en tal caso no creo que lo hubiera comprado. Me gusta muchísimo la literatura de vanguardia, la novela experimental. Pero no me gusta esa moda actual de romper cada novela que se escribe, de “deconstruir” la novela en unidades moleculares sin olor, color o sabor alguno a literatura. Por fortuna, eso no ocurre en esta novela, que resulta sorprendentemente amena y fácil de leer. El autor no renuncia a contar su historia, a lo que renuncia es a la narración lineal con principio y fin porque la suya es una historia que no empieza ni acaba nunca. Es la historia de sus abuelos, de sus padres, y de él mismo, la historia que continuará con su hijo y que en realidad es una historia de mucha gente de diferentes países y de distintas lenguas, aunque su núcleo se sitúe en el pueblo de Ondarroa y su idioma sea indiscutiblemente el euskera.

Uribe ha tenido el gran acierto de saber ver todo lo que de universal hay en las historias más locales de su famila. Esta saga familiar ejemplifica cómo ni las señas de identidad ni la ideología de cada uno tienen que impedir el entendimiento entre las personas cuando este se basa en el respeto mutuo, porque como bien le decía al autor su tía Maritxu: una cosa son las ideas y otra el corazón.

1 comentario:

anus dijo...

La novela es o blanca o negra. Me alegra que te haya gustado. Me gusta como nombras a mi tia. Todo el mundo nombra a mi tia maritxu. Gracias. Anuska