sábado, 31 de julio de 2010

Los amantes de silicona, Javier Tomeo


Había oído hablar muy bien de Javier Tomeo a amigos lectores de cuyo criterio me suelo fiar bastante. Este autor era totalmente desconocido para mí (esto de no leer los suplementos culturales de los periódicos españoles es un sinvivir) así que andaba yo con ganas de echar mano a alguno de sus libros. El único que conseguí encontrar fue Los amantes de silicona, con una portada horrorosa y un argumento sin interés alguno, pero me arriesgué a probar qué tal.

Qué pena de quince euros, esta es la sensación más poderosa que me ha dejado la lectura del libro. Está bien escrito, cierto, y es divertido, también es verdad, pero sus páginas darían como mucho para rellenar con lectura intrascendente el suplemento dominical de algún periódico en agosto. Si me compro un volumen de la colección Narrativas hispánicas de Anagrama espero recibir por mi dinero algo más sustancioso.

Me gustaría decirle al autor que me parece un buen escritor, y que estoy segura de que tiene otras obras que merecen mucho la pena. Pero señor mío, me he quedado con la desagradable sensación de que con este libro me ha tomado usted el pelo.

5 comentarios:

Ivanobicho dijo...

No he leído este su último libro. A mi Javier Tomeo me gusta mucho, pero entiendo perfectamente tu comentario. Me gusta, entre otras cosas, su humor absurdo (reconozco que es una de mis debilidades) y su estilo despojado de todo lo accesorio. Es un estilo muy personal pero que puede espantar al lector más pintado como te ha sucedido a tí y llegar a cansar a sus seguidores. Y desde luego, duele gastar tanta pasta para tan escasas páginas, hasta el punto de que yo he desistido de comprar sus novelas (todos sus libros son así de cortos). Reconozco que mi debilidad hacia Tomeo es algo que me pierde y me impide ver con objetividad su literatura, quizá sea eso.

Abrazos,

Ivanobicho

Carmen Neke dijo...

Qué casualidad Ivanovicho, justamente estaba hablando de los amigos lectores culpables de que malgastara quince euros en este bodrio de libro...

Estoy muy de acuerdo contigo en todo lo bueno que dices sobre el humor y el estilo de Javier Tomeo, a mí también me han gustado mucho. Pero en una novela el humor y el estilo tienen que estar al servicio de algo, no se construye un libro con una serie de chistes encadenados. A mí me ha dado la impresión de que al autor no le apetecía nada escribirlo, y que tras llenar unas cuantas hojas con lo primero que se le ocurría pensó "pues esto mismo, a ver si cuela". Y coló, por desgracia.

Ivanobicho dijo...

Igual los primeros libros eran mejores y con este último, que no he leído, se haya pasado de la raya.

Ivanobicho dijo...

Ahora lo digo con pleno conocimiento: este libro es basura, y sin embargo ya se le veía venir a mi querido Tomeo.
Ivanobicho

Carmen Neke dijo...

Te lo dije. Hombre de poca fe...