viernes, 4 de junio de 2010

Nocturno de Chile, Roberto Bolaño


Cuando voy a España aprovecho para comprarme los Bolaños a pares (los breves al menos). Iba yo buscando Nocturno de Chile cuando mi asesor telefónico de lecturas me recomendó comprarme también Estrella distante. Y menos mal, porque finalmente fue Nocturno de Chile el que menos me gustó de los dos.

Para ser sincera, este libro al principio me pareció un ladrillo insoportable. Ha debido ser que lo cogí en mal momento, porque otros pestiños de Bolaño como Amberes me los tragué sin rechistar y hasta con cierto interés. Pero esta vez no conseguía conectar con lo narrado, que es el monólogo delirante del protagonista sin puntos aparte ni diálogos. Es una novela corta, de unas 150 páginas, y hasta la mitad aproximadamente lo leí más por sentido del deber que por gusto.

Sin embargo, al pasar el ecuador de la novela de repente se produjo el milagro: no sé si me cambió el humor o si fue la narración la que cambió, pero de repente se hizo la luz, los delirios fueron cobrando sentido, y me leí toda la segunda parte sin parar y casi sin respirar. Una novela extraña, inquietante, como suelen serlo sus escritos ambientados en el Chile de Pinochet. Pero no es un gran libro.

Me parece que de todos los géneros que cultivó Roberto Bolaño, la novela corta es el que se le daba peor. Sus poemas, relatos y novelas extensas están muy por encima de estos libritos breves, que me parecen sobre todo aptos para sus fans más incondicionales.

RESURRECCIÓN -Roberto Bolaño-

La poesía entra en el sueño
como un buzo en el lago.
La poesía, más valiente que nadie,
entra y cae
a plomo
en un lago infinito cono Loch Ness
o turbio e infausto como el lago Batalón.
Contempladla desde el fondo:
un buzo
inocente
envuelto en las plumas
de la voluntad.
La poesía entra en el sueño
como un buzo muerto
en el ojo de Dios.

2 comentarios:

Nathan Z. dijo...

Pues a mí la verdad es que me gustó más "Nocturno..." que "Estrella...".

"Amuleto", que me parece que no has leído, te produciría, creo yo, una sensación parecida a la de "Nocturno...". Aunque "Amuleto" es más bien un apéndice de/a (más bien de) "Los detectives salvajes".

Carmen Neke dijo...

Aunque parezca mentira, me estás dando ganas de leerme "Amuleto".

En todo caso, lo que queda claro es que en caso de divorcio, no tendríamos problema alguno a la hora de repartirnos los Bolaños.