domingo, 6 de junio de 2010

Manual de la oscuridad, Enrique de Hériz


Resulta casi demasiado fácil decir que Manual de la oscuridad es una novela mágica: pero resulta que lo es, y no porque el tema de la magia ocupe una gran cantidad de sus páginas. La magia de esta novela reside en la relación que el protagonista, Víctor Losa, mantiene con su maestro Mario Galván, en la personalidad de estas dos individualidades que a pesar de todo lo que los une apenas consiguen llegar a compartir sus soledades respectivas. La enseñanza, la transmisión de unos conocimientos y unas técnicas, será la forma fundamental de comunicación entre estos dos personajes que, al igual que las hormigas, carecen de palabras para expresar sus sentimientos.

Víctor solamente dispone de su cuerpo y de la luz, de la magia y el sexo, para comunicarse con el mundo exterior. Sumido en el silencio por su carácter y condenado a la oscuridad por una enfermedad, tendrá que inventar nuevos métodos de supervivencia para los que no hay ningún manual disponible. Así que recurrirá a sus instintos de supervivencia, eliminará de sus necesidades todo lo que quede fuera de su alcance y se encerrará en una vida minimalista en la que nada le falta porque ha tirado por la borda todas las esperanzas.

Es un libro muy efectista, cierto, y los trucos de los que se sirve el autor no siempre se ocultan con éxito. Pero el resultado es una historia bien contada, que engancha, emociona, hiere, entretiene y conmueve al lector. Un libro perfecto para regalar. O para que te lo regalen, como la suerte quiso que me pasara a mí.

2 comentarios:

elizq dijo...

Si, yo tambien disfruté mucho con el Manual de la oscuridad.
Ahora te espera Mentira

Wara dijo...

Yo, más que disfrutar creo que sufrí. Más que nada porque terminé la lectura con el convencimiento de que llegado el caso yo jamás lograría aprender. Por lo demás, me ha gustado el personaje de Victor Losa, herido y solitario tanto en pleno éxito como perdido en lo más oscuro del túnel.

También tengo "Mentira" anotado.