lunes, 28 de junio de 2010

El mal de Montano, Enrique Vila-Matas


El mal de Montano es un libro heterogéneo, que se compone de varias partes muy diferentes entre sí. En la primera de ellas, también titulada “El mal de Montano”, se nos narra la historia de un padre -crítico literario, enfermo de literatura- y de su hijo Montano -escritor con bloqueo, enfermo por falta de literatura- entre quienes se alza la sombra de una madre suicida. La lectura de este primer libro me llenó de asombro y admiración, por primera vez veía a Vila-Matas narrando una historia y haciéndolo además muy bien. Por desgracia la fiesta duró poco, exactamente hasta la página 101. En la siguiente parte se nos revela la ficción metaliteraria de esta primera historia, una ficción tras la que el narrador del libro (no necesariamente el autor) pretendía ocultar sus propios problemas y preocupaciones, de los que pasará a hablar directamente a lo largo de lo que queda de libro.

Un juego literario muy conseguido y atractivo, sí, pero yo hubiese preferido que continuara la historia de las cien primeras páginas. Aunque el resto del libro contiene páginas memorables y reflexiones muy acertadas sobre la creación literaria, no pude dejar de echar de menos a ese padre y ese hijo del principio. La frustración de ese relato inacabado no me arruinó el libro, que me ha gustado bastante, pero sí que me ha hecho pensar en lo buen narrador que sería Vila-Matas si alguna vez decidiera dejar de ser postmoderno y escribiera una novela con su trama, sus personajes, en fin una novela de esas de las de toda la vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Prueba con "Dublinesca", igual te va mejor.

Fabio.

Nathan Z. dijo...

Te confesaré que en la primera lectura no me convenció del todo. Pero en la segunda, con muchas más lecturas (mías), entendí y disfruté mucho más de la novela y de los guiños que en ésta se hacen. Digamos que cuando la leí por primera vez, poco conocía yo de los autores u obras que Vila-Matas citaba.

Probá con "El viaje vertical". Acá no hay escritores, ni libros, sólo un viejo...

Carmen Neke dijo...

Muchas gracias Fabio y Nathan por vuestras recomendaciones. Tengo esperándome "París no se acaba nunca" para agosto, ya dejaré por aquí constancia de qué tal.