miércoles, 9 de junio de 2010

Biografía del hambre, Amélie Nothomb


Parece ser que el grueso del terrorismo internacional se recluta entre los hijos de diplomáticos. No me extraña. (página 191)

Amélie Nothomb, hija de diplomáticos, sobrina del que fuera presidente del gobierno de su país, parece que decidió ya desde niña ejercer de oveja negra de la familia. Un papel que desempeña con gran éxito tanto personal como literario, y con gran gusto también a juzgar por sus escritos. No creo que vaya a leer más libros suyos, Estupor y temblores que fue con el que me estrené me resultó bastante irritante, y si me leí Biografía del hambre fue porque ya lo había comprado y desde pequeña me enseñaron a no desperdiciar nada.

No esperaba nada de este libro, pero mira por donde, me ha gustado y mucho. Quizás porque la voz que oímos en este libro es la de Amélie niña, y las rarezas mentales de la infancia son bastante más interesantes que los traumas de una señorita bien la primera vez que se enfrenta al mundo real. Las historias que cuenta Amélie sobre su infancia son tan increíbles que bien pudieran ser ciertas, y aunque escritas con el evidente propósito de escandalizar a su rancia familia de abolengo, resultan bastante entretenidas e intrigantes. Conforme la niña va creciendo las historias se van volviendo más amargas y cínicas, hasta terminar con una Amélie adulta que después de haber estado en medio mundo y de haberlo visto todo, no tiene ni idea de dónde está ni de cuál quiere que sea su vida.

Puede parecer una elección rara como libro para regalar, pero la persona que lo recibirá va a saber disfrutar con las rarezas de esta obra. O al menos eso espero.

5 comentarios:

Nathan Z. dijo...

No he leído ese libro. ¿Qué os pasa a las mujeres? Bueno, ¿qué os pasa a las mujeres que conozco...? Las tres o cuatro chicas (puede que sean dos...) que conozco que han leído "Biografía del hambre" me dijeron: oh, me sentí tan identificada...
Hum, puede que lo lea, y me sienta yo también, identificadA.

Ivanobicho dijo...

Yo en su momento me leí varias novelitas de la Nothomb y al contrario de lo que te pasa a tí lo hice por el tirón de Estupor y tembolres que me pareció un libro escrito con un tono muy divertido como envoltorio de una crítica feroz al sistema empresarial japonés. Recuerdo haberme pillado riéndome "a mandibula batiente" en el tren. Todos los demás leídos, 3 o 4, me resultaron bastante aburridos, pero tengo apuntado releer "Higiene del asesino", quizá le saque jugo en una segunda lectura.

Biografía del hambre no lo he leído, porque juré no volver a leer nada de esta chica con sindrome de Peter Pan. Pero suelo romper los juramentos...

Saludos,

Ivanobicho

Edda dijo...

Yo pensaba hacer el camino al revés. Leí "Biografía del hambre" y me gustó (pero identificarme no, Nathan. Que con mis rarezas ya tengo bastante). El siguiente será "Estupor y temblores" que lo tengo por ahí. Ahora que tengo a la vista dos opiniones opuestas, tendré que formarme la mía :)

Wara dijo...

Buenas noches, Neke; quería darte las gracias por descubrirme a esta autora, de la que nada había leído. Iba a ponerme con "El laberinto" de Mujica Láinez cuando el cartero trajo "Biografía del hambre" y de pronto le usurpó el turno al laberinto. La historia de esta niña parece efectivamente increible aunque, como tú bien dices, seguramente mueve a la autora cierto deseo de escandalizar, tanto por lo que cuenta como por el tono en que lo hace. Al acabar la lectura, lo que a mí me pareció milagroso fue el hecho de que Nothomb haya sido capaz de sobrevivir a sí misma.

Quizá repita con la autora, pero será más adelante. Ahora me espera un intrincado laberinto... de opciones lectoras :)

Carmen Neke dijo...

Wara, el hambre siempre tendrá prioridad por encima de todas las demás cosas. Me alegro mucho de que te gustara el libro, te deseo mucha suerte con todos los laberintos lectores que te esperan.