lunes, 31 de mayo de 2010

Cuentos del reino secreto, José María Merino


Hubo un tiempo en que los libros de la editorial Alfaguara tenían para mí el encanto y el misterio de lo económicamente inaccesible. Era la época de mis veinte años, cuando leía los cuentos de Cortázar en edición de bolsillo pero soñaba con poder tener algún día los dos tomos recopilatorios de Alfaguara. Al final por pura dejadez nunca llegué a comprármelos, pero el encanto y el misterio de esta editorial siguen intactos para mí.

Por todo eso, los Cuentos del reino secreto de José María Merino tenían ya de entrada mucho a su favor. La editorial, la preciosa portada, y por supuesto la persona que me regaló el libro, cuyo criterio con respecto a los cuentos suele ser infalible. En la carta adjunta al libro me decía sobre el autor: "No sé si el que te mando es el mejor de sus libros, pero servirá para conocerlo". Y conocerlo ha resultado ser todo un descubrimiento.

Debo confesar cierta aprensión previa al empezar a leer estos relatos. Los textos y citas de la contraportada me hacían imaginarme la típica colección de cuentos que recrean un mundo campestre mágico y legendario pero insufriblemente rural. Así que me sorprendió muy gratamente la modernidad de estos cuentos, que aunque transcurren en su mayoría en ambientes rurales son esencialmente contemporáneos. En ellos lo mágico no se esconde necesariamente en una naturaleza de carácter mítico, cualquier objeto o lugar cotidiano puede esconder una dimensión insospechada. Tambien me ha gustado mucho la actitud de los personajes hacia los acontecimientos inexplicables que les suceden: la sorpresa que manifiestan es creíble, y la resignación con la que aceptan lo inevitable acerca a estos relatos a un nivel perfecto de verosimilitud.

En resumen, una lectura que me ha dejado con ganas de más. Estoy deseando echarles el guante a sus Cuentos de los días raros, que el título realmente promete.

2 comentarios:

Wara dijo...

Un día me preguntaron si había leido a Merino; resulta que ni le conocía, de modo que busqué sus libros en internet y luego en la biblioteca. Empecé con "las puertas de lo posible" y con la primera historia ya supe que siempre sería rendida admiradora de este cuentista... y qué palabra más linda la de cuentista. Después vinieron otros títulos, como este del reino secreto, el de los días raros o el viajero perdido... Ahora tengo a la espera una novela suya, "el caldero de oro", que seguro no me decepcionará.

Me alegra mcuho que hayas disfrutado con sus historias.

elizq dijo...

Gracias por presentarme a Merino.