jueves, 13 de mayo de 2010

Contrapunto, Aldous Huxley


La obra de Aldous Huxley es tan variada e irregular como lo fue su vida. Después de la Segunda Guerra Mundial se trasladó a vivir a los Estados Unidos, donde centró toda su atención en fenómenos místicos y parapsicológicos y se dedicó a experimentar con drogas alucinógenas, lo que no benefició mucho la calidad de su producción literaria. Lo que es aún más triste si tenemos en cuenta el enorme talento como escritor que demostró tener en las novelas que escribió en el periodo de entreguerras, y su gran poder de análisis de la sociedad en la que se movía.

Todo el mundo conoce Un mundo feliz , su obra más famosa. Pero Huxley también publicó novelas como Contrapunto , donde hizo un retrato social profundamente incisivo de sus contemporáneos. Contrapunto es una novela sin argumento, donde los personajes van y vienen, conversan, meditan, toman decisiones. Se supone que está compuesta a la manera del contrapunto musical, pero como no sé nada de música no me puedo pronunciar al respecto. Sí que puedo decir que el estudio de la naturaleza humana que el autor lleva a cabo a través de los personajes no ha perdido nada de validez en los casi cien años que hace que se escribió este libro. Y esto es algo que se puede decir de muy pocos clásicos.

No hay comentarios: