domingo, 11 de abril de 2010

De dragones, ovejas y traducciones


Lo de las traducciones de los títulos de los libros es uno de los misterios mayores que existen en el mundo de las letras. ¿Por qué La caza del carnero salvaje de Haruki Murakami se llama en idioma hereje La caza de la oveja perdida? En japonés el título viene a ser "Hitsuji o meguru boken", que a saber qué quiere decir en realidad. En todo caso, salvaje no sé si será el animal en cuestión, pero perdido está, sin duda alguna. No ha habido manera alguna de echarle mano al libro, todavía lo tengo encargado en la librería a la espera de que sea cazado y pueda ponerme con él para el club de lecturas que empezó este viernes.

Y ya que estaba de safari libresco, aproveché para traerme a casa un dragón para intentar fomentar la lectura entre la juventud familiar. Hace un par de días fuimos al cine a ver la película esa de entrenar dragones. La lectura para mí más que un hábito es un vicio, así que leyendo los títulos de crédito mientras salíamos de la sala vi que la película estaba basada en un libro. Y estas son ocasiones que no se pueden desaprovechar. Tras la compra vino la ineludible sesión de marketing casero: dejar que los lectores meta observen y acaricien el libro, para arrancárselo después de las manos diciendo "pero no lo vais a leer hasta la próxima semana". Y ahí lo tengo, en la estantería, recibiendo las miradas deseosas de mis hijos que no ven el momento de poder leerlo por fin. Por cierto que el título en hereje es "Cómo domesticas un dragón", cambiando el Cómo entrenar a tu dragón del original inglés que sí se ha conservado en español. Lo dicho: un misterio.

1 comentario:

Nathan Z. dijo...

Como muchos lectores españoles, mi primer Murakami fue "Tokio blues" (no sé qué pasó con ese libro, pero medio país se lo leyó aquel año, creo que era el 2005). Luego seguí con "Sputnik, mi amor", o con este que comentas; no lo recuerdo exactamente. El último que he leído, "El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas", es de lo que más me ha gustado de Murakami. Y no sólo eso: en lo que llevamos de año, creo que es lo mejor que he leído. Al menos lo que más me ha gustado.