sábado, 20 de marzo de 2010

Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi


Me acabo de leer este libro, mi segundo Tabucchi después de "Tristano muere" (otra joya de libro, por cierto) y me ha encantado. Qué bien sabe retratar Tabucchi a este Pereira gordo, solitario, sudoroso, aprensivo periodista en un país con un régimen represivo, vecino de otro país en guerra y con la amenaza de los fascismos sobrevolando Europa. Un Pereira intelectual que ya solamente habla con el retrato de su difunta y que ve en un joven periodista de origen italiano al hijo que nunca llegó a tener.

En cuanto al título, Tabucchi sostiene que Pereira fue un personaje en busca de autor, que se le presentó un buen día y tuvo que ponerse a escribir su historia. De ahí la importancia de ese "sostiene Pereira" que se repite constantemente, lo que leemos es lo que Pereira ha decidido contarle al autor, que es un mero cronista. Ese "sostiene" es un disclaimer, una manera de decir: son las palabras de Pereira, no las mías. Un curioso recurso narrativo que al principio choca un poco, pero que forma parte integrante de la obra.

3 comentarios:

Iván dijo...

A mi este libro me gustó muchísimo, recuerdo haberlo leído un verano en Soria, pero mi memoria no alcanza a los detalles. Desde aquel verano, sé que es relectura obligada, así que a ello me encomiendo. Es una historia de resistencia ¿sí o no?, y de dignidad,ese tipo de cosas pequeñas que a uno le hacen grande.

Carmen, espero que disfrutes mucho con este diario de lecturas, como ha dicho por ahí Albanta,tienes muchas cosas que contar.

Iván

el petit botiguer dijo...

Enhorabuena, Carmen!

Y bienvenido sea tu blog. Ya de entrada, tanto el título como la realización son muy sugerentes. Y el libro elegido para inaugurarlo, admirable, hace que resulte muy prometedor.

Como Pereira, pues, o como la gran lectora que eres, sostén y despliega toda tu capacidad crítica, que es mucha y aguda, y no dejes de maravillarnos con ella.

Y hablando de libros, de Tabucchi, sigo pensando que su primer libro de cuentos, "Pequeños equívocos sin importancia", contenía lo mejor de él. Sin el estilo un poco histriónico que luego adquirió. Hay un cuento sobre un estudiante que prepara su tesis sobre Machado, recorriendo la península y visitando a un docto professor, que hace que uno ame la filología.

Lo dicho, Carmen: felicidades! Y un gran abrazo.

(Por cierto, Iván, camarada, un gran abrazo también para ti!)

Carmen Neke dijo...

Iván y Botiguer, mil gracias por vuestros elogios, no voy a poder estar a la altura de las expectativas pero espero al menos no aburriros con mis divagaciones.

Me apunto el libro de relatos de Tabucchi, que este escritor me tiene totalmente cautivada. Y si algún día consigo ir a Soria, en mi equipaje no faltará "Sostiene Pereira" para su relectura.